Participación ciudadana en conflictos medio ambientales: “No hay desarrollo ambiental si no hay democracia”

participacion_medio_ambienteLos conflictos ambientales de Pascua Lama y Celco quedaron grabados en la memoria nacional el 2014. Multitudinarias marchas, nuevas organizaciones, miles de correos electrónicos y apariciones en los medios de comunicación, pusieron en el tapete a una ciudadanía organizada frente a problemas medio ambientales en sus territorios. Pero esos dos, aunque emblemáticos, no son los únicos. De norte a sur del país acechan la contaminación de las aguas, la depredación de los bosques, basurales, la contaminación del aire, la sobreexplotación pesquera, la desertificación de los suelos, las miles de especies vegetales y animales en riesgo y una serie de otros conflictos donde no hay región del país que se salve.

Explotó la olla medio ambiental y con ella surgió un movimiento ciudadano potente y decidido que ha sido capaz de cerrar empresas, hacer reevaluar decisiones, crear conciencia e, incluso, poner en jaque a la institucionalidad ambiental al punto que la creación de un Ministerio de Medio Ambiente es uno de los compromisos de la Presidenta Bachelet. Pero también se ha puesto en cuestión el modelo mismo de desarrollo económico que tenemos como país.

“Chile expandió su actividad económica hasta el último rincón. Nuestro territorio, en la medida en que se globaliza, está expuesto a la presión o explotación del ser humano, tenemos que dejar claro lo que queremos como desarrollo”, afirma Bernardo Reyes, director del Instituto de Ecología Política (IEP).

¿Qué hizo que las cosas llegaran a este punto? Al parecer, una intrincada combinación de muchos elementos que fueron agregando calor a esta olla a presión. Para Rodrigo Pizarro, director de Terram, se debe a tres temas centrales: “Tenemos un desarrollo económico muy activo y en Chile se están haciendo inversiones de megaproyecto que tienen impactos ambientales y sociales muy significativos. Segundo, tenemos una institucionalidad ambiental que se diseñó hace doce años, el país ha crecido tanto que esta institucionalidad se queda chica y, tercero, por fin tenemos un país más democrático, en el que las personas están reconociendo sus derechos, las comunidades se están levantando y expresando su voz respecto a su desarrollo local”.

Desde una visión más crítica, Marcel Claude, director de Fundación Oceana, afirma que “Lagos consolidó la apertura irrestricta de la economía y con ello un modelo de acumulación de riquezas en un reducido sector de la sociedad. El esquema de concentración económica chileno, basado en la acelerada conversión de capital natural en capital financiero, explica porqué nuestro país es uno de los más desiguales del mundo y también el grave deterioro ambiental de Chile”.

La solución, aseguran las y los expertos, es el desarrollo sustentable, no obstante, este término tiene, de acuerdo a académicos, al menos 26 significados. Para el director de Terram, es un triángulo donde intervienen aspectos sociales, económicos y medio ambientales que pueden ser contradictorios unos con otros, por lo tanto, las dificultades están en encontrar cierta armonía y hacerlo “sustentable”. A esto deben sumarse factores generacionales. Por una parte, está la herencia ambiental que dejaremos a nuestros hijos e hijas y, por otra, la relación con nuestros congéneres que nos permita tener una mejor calidad de vida, desde el punto de vista medio ambiental y del acceso a bienes y servicios. Pero aquí no se termina la definición. Para el profesor Guillermo Geisse, Premio Nacional de Medio Ambiente 1999, en el desarrollo sustentable también es necesario tomar en cuenta la realidad de un país, además, son fundamentales los aspectos valóricos y culturales.

“El alcalde de Tirúa, territorio lafquenche, le dijo al Presidente Lagos, usted nos habla de recursos, en nuestra cosmovisión, nosotros hablamos de naturaleza; ustedes la fragmentan, nosotros somos parte de esa unidad, si no, no somos viables como pueblo, todo aquello que fragmente esa unidad nos fragmenta a nosotros como pueblo y no nos hace viables como lafquenches, por lo tanto, el ducto de la celulosa en Mehuín o en Itata, si va a venir con agua limpia, queremos ver que produzca alimentos y que estén en la mesa del comedor de la empresa que nos lo manda, si es así, podemos producir con los residuos que vengan, si no es así, y esto fragmenta nuestro territorio, es un atentado contra la integridad”, relata Geisse.

Participación ciudadana

No es casual que la problemática medio ambiental se haya hecho relevante en el discurso público sólo en los últimos años. Si se analizan las candidaturas Presidenciales, en la de Aylwin y Frei el medio ambiente brilló por su ausencia. Fue sólo en la candidatura de Lagos donde afloró por primera vez y en la de Bachelet tomó fuerza y consistencia. La razón: fue la propia ciudadanía la que comenzó a presionar para darle la relevancia necesaria al tema.

Para Bernardo Reyes, la salida a la luz pública de la serie de conflictos medio ambientales que se conocieron desde fines de 2004, se debe a una ciudadanía con mayor conciencia de sus derechos y mucho más militante.

“No hay ninguna parte en el mundo en el que el avance hacia un desarrollo sustentable no venga de la gente, sino, los políticos no van a sentir la presión”, afirma Guillermo Geisse, quien además es presidente del Centro de Investigación y Planificación del Medio Ambiente (CIPMA). Pero agrega que este fenómeno también se debe a la presión extranjera. Por un lado está la presión del propio mercado, ya que Chile exporta la mayor parte de sus recursos naturales y debe cumplir con estándares internacionales en medio ambiente, y por otro, se encuentran los grupos ecologistas que han adquirido fuerza a nivel mundial y han logrado posicionar este tema como globalizado. Un claro ejemplo de ello es una fotografía donde aparecen los pescadores artesanales de Mehuín oponiéndose a la planta de Celco y, de fondo, un buque de Greenpeace.

A pesar del surgimiento de esta nueva sociedad civil organizada, las fuerzas frente al Estado aún no están equiparadas. “No hay desarrollo ambiental si no hay democracia”, afirma Geisse y sostiene que si bien el Estado chileno no se ha opuesto a la participación ciudadana en esta materia, tampoco la ha promovido.

Desde la sociedad civil la evaluación de los gobiernos anteriores en medio ambiente es, definitivamente, negativa. Además de las carencias en la participación de la ciudadanía y la institucionalidad ambiental deficiente, denuncian falta de voluntad política en el tema.

Por esto, desde su campaña Michelle Bachelet asumió diez compromisos para la sustentabilidad ambiental con organizaciones ecologistas que, en su Programa de Gobierno, se traducen en una Nueva Política Ambiental y en la creación de un Ministerio de Medio Ambiente. Pero las cosas no son tan simples.

¿Hay que despejar esta idea de que uno puede resolver la problemática medio ambiental con una sola institución. El tema ambiental es tan amplio que tenemos que hablar de un sistema institucional medio ambiental: el tema de la democratización medio ambiental a nivel local, poder optar por distintas formas de desarrollo, es crucial¿, sostiene Rodrigo Pizarro y agrega que los temas transversales que Bachelet ha planteado para su Gobierno, como paridad, transparencia y democratización, no se contradicen con una nueva gestión ambiental. ¿Hoy hay reconocimiento que para poder enfrentar la temática ambiental se requiere una institucionalidad a nivel local, participación ciudadana, democratizar las decisiones sobre el uso del territorio¿, acota.

Si la ciudadanía ya cumplió con instalar el tema, su nuevo rol será el de fiscalizar que las promesas se cumplan.

“La ciudadanía está comenzando a sentir y a apropiarse de los temas medio ambientales, a opinar y defender su derecho y desarrollar una cultura apropiada para proteger el futuro de sus hijos. El Chile del 2014 que toma la señora Bachelet es muy distinto al de otros años y hay expectativas enormes, si ella falla, la sanción va a ser muy temprana”, pronostica Bernardo Reyes.

11. enero 2015 por portalciudadano
Categorías: Ciudadanía | Comentarios desactivados en Participación ciudadana en conflictos medio ambientales: “No hay desarrollo ambiental si no hay democracia”